Hristo Stoichkov, el mejor futbolista de la historia de Bulgaria

Un jugador talentoso, de caracter, polémico y explosivo. Actitud y adrenalina

Hristo Stoichkov, fue uno de los pilares de aquel FC Barcelona que fue conocido como Dream Team. Nacido en Plovdiv en 1996, recuerdo que a principios de los años 90 mis compañeros de clase y yo no éramos capaces de situar Bulgaria en el mapa.

Comenzaba el verano de 1994. En el patio del colegio público de Getafe en el que estudiábamos 5º de EBG apostábamos sobre quién iba a ganar el Mundial USA 94. Yo siempre he tenido predilección por la selección de Alemania. Siempre me ha gustado ese fútbol ordenado y competitivo. Sin embargo, y pese a conocer a Hristo Stoichkov, no podríamos haber imaginado que Bulgaria terminaría 4ª en el Mundial USA 94.

El FC Barcelona ganó la liga 93/94, que pasará a la historia por el penali que falló Djukic en la última jornada. Tras el mundial de fútbol Hristo Stoichkov fue el ganador del Balón de Oro de 1994.

En este artículo no voy a hacer una cronología de los hitos deportivos de este futbolista búlgaro, voy a contar como vivimos desde nuestra perspectiva de niños, el carácter y la explosividad de Stoichkov.

Hristo Stoichkov

Explosivo, de enorme talento y un líder en el campo. Este futbolista protestaba absolutamente todas las decisiones de los árbitros. No habíamos visto a ningún deportista occidental mostrar tanta fuerza y determinación. Habíamos oído vagos ecos sobre los atletas de la antigua Alemania Oriental. Pero sobre un campo de fútbol esta actitud no tenía precedentes.

La selección española de entonces, y sus predecesoras habían sido un desastre. Los éxitos del fútbol español en competiciones europeas eran pocos. El Real Madrid tardó 32 años en ganar otra copa de Europa. El FC Barcelona tuvo que esperar a 1992 para ganar la primera. Jugadores como Hristo Stoichkov marcaron un antes y un después en la ambición y en la competitividad de los deportistas españoles.

La buena actuación de los atletas españolas en las Juegos Olímpicos de Barcelona 92 se debió, en parte, a la ayuda de entrenadores franceses de los centros de alto rendimiento del país galo. Estábamos acostumbrados a éxitos puntuales. Habíamos contado con grandes ciclistas como Perico Delgado o Miguel Induraín. Algún Grand Slam de tenis sobre tierra batida, algunos éxitos en baloncesto y poquito más.

Cuando éramos niños queríamos tener un Hristo Stoichkov en la seleccion española. Eso no ocurrió. Ni siquiera había futbolistas españoles jugando en grandes equipos europeos. Tuvimos que esperar al 2008 para conseguir la primera Eurocopa en color.

Con este artículo quiero hacer un homenaje a un deportista de carácter, goleador y decidido. Una actitud y adrenalina que para nuestra generación supuso una inspiración y una motivación para engancharnos al deporte y a la disciplina de la competición.

Hristo Stoichkov 2


SIGUE DESCUBRIENDO BULGARIA
© 2019 - Diseño by AM Branding